6/8/13

Casados

Foto: Arno Rafael Minkkinen


Los hay satisfechos y felices en su nido cálido
co-construido con amorosas ramas  durante años,
y los hay también queriendo salir volando a cualquier cielo,
a cualquier precio
de un nido en llamas
o simplemente hecho cenizas.

Los hay marcados en sus profundidades genéticas por el alelo334
el rey de la vasopresina del tentador orgasmo
implacable capitán de polígamos viajes en peligrosos mares .


Vienen en todos los tamaños, edades y religiones
en todas las razas, culturas y orientaciones sexuales.

Son ese manojo de hormonas y anhelos que busca,
de tanto en tanto
en la vigilia o en el sueño
con mayor o menor arrojo
la fascinante tentación de un vientre nuevo, distinto
lleno de ríos enclavados en selvas por conquistar
o de unos dedos y labios con otro ritmo de danzar la piel
o simplemente unos ojos que los reflejen diferente
en el espejo del  Alfa de la manada:
más queribles, más guerreros, más triunfales,
más HOMBRES.


En este mundo lleno de casados
las mujeres disponibles van esparciendo
con veterana inocencia
aromas y señales
redes y frutos prohibidos
ganas y sueños…

La danza de la seducción toma las calles
las plazas, las oficinas, los bares..
la biología hace su agosto todos los días
cruzando miradas
desnudando cuerpos en los secretos resquicios cerebrales
sembrando sueños en las entrepiernas
mojando secretamente calladas lencerías
alborotando corazones hambrientos de caricias.

El aire se sobrepuebla entonces de crueles y  feroces dilemas:
los de ellos, los de ellas
que invaden las almohadas por las noches
¿sentir o no sentir?
¿amar o no amar?
¿esperar o no esperar?
¿creer o no creer?


Tarde o temprano
la decisión es tomada
la de ellos
la de ellas.

Tarde o temprano
una renuncia es hecha
y algo es bienvenido.

Mientras la vida sigue su curso sin voltear atrás
dejándonos en el camino
sus tres únicas formas de enseñarnos:

el dulce o amargo sabor del último trago de la copa elegida,
la  consumada proporción de la ganancia y la renuncia.
y la reveladora  y certera imagen en el espejo cada mañana.



No hay comentarios: