28/4/16

Vivir en el miedo



El miedo  empaña  las ventanas de mis amaneceres
convierte mi corazón en maratonista
me sigue con fidelidad de sombra.

El miedo me encoge
me hace levantar murallas medievales
y construir guaridas.

El miedo aguza mi mirada
prepara mis piernas
tensa mi arco.

El miedo se cuela sin invitación en mis sueños
cambia mis rumbos
me detiene.

Me recuerda con sadismo que soy mortal
que la muerte podría acecharme en cada esquina
en el milimétrico viaje de un dedo en un gatillo
en la mano de algún desconocido
que aprendió a odiarme.

El miedo llega gota a gota y se hace tsunami
llega en variadas presentaciones:
en 140 caracteres,
en el testimonio agitado de un conocido
en la mala suerte de la primera fila
en un link amarillista del Facebook
en la soledad de las calles
en el caminar rápido de los transeúntes
en las miradas alertas que se cruzan en el metro
en lo que dicen y dejan de decir  los noticieros.

Habito en el miedo
pero el miedo no habita en mí
lo sé con certeza
cada vez que  lo uso para recordar de qué estoy hecha
para saberme humana y viva
cada vez que lo uso para crear
para impulsar mis pies hacia mis oasis
para apurar la marcha hacia mis sueños
para tejer con otros redes fuertes
capaces de defendernos del león más fiero.


Hoy lo miro de frente
lo llamo por su nombre
negocio con él algunas treguas
le escribo un poema
lo exorcizo
lo abrazo
lo bebo
lo digiero
lo metabolizo
lo acepto

Hoy danzo con él su danza de espasmos y temblores
en esta obra macabra de tres actos
que, por fortuna, terminará.

Espero vivir para contarlo.

11 comentarios:

María Eugenia Sucre dijo...

"Habito en el miedo pero el miedo no habita en mi"
Tienes un talento innegable para expresar lo que sientes de tal forma que hasta las tragedias mas crudas pueden convivir con la absoluta belleza de tu magistral uso de nuestra incomparable lengua castellana.
Cada letra, cada espacio,cada linea estan cargados de "humanidad" y emocion.
Gracias x existir. TQTATA

Emma Garcia Abello dijo...

Excelente Luisa Elena. Me llegó a lo más profundo y me identifiqué con el. Tu calidad literaria es inmensa. Un abrazo

Marianela Van Grieken Hermoso dijo...

Amiga, biopana, Upana... Celebro tu existencia!
Gracias por este regalo que sin duda me conecta con parte de mi propia vivencia...

Mary Carmen Padrón dijo...

Me encantó. Me tocó. Un abrazo. No dejes de escribir.










ANGONFER dijo...

Muy bueno... El miedo paraliza, pero con valor y coraje se vence y se avanza... ¡Adelante!

Ventana Artesanal dijo...

Luisa Elena me conecto contigo en ese sentir y vivir en el miedo que nos impone esta Venezuela que lograremos cambiar y que también ruego a la vida me permita ver dicho cambio.
Un abrazo biofraterno. te quiero y chapeau. Mercedes A

Xiomara Jaimes dijo...

Hallas, conduces y traduces sentires.... gracias biopana querida. Te abrazo.

Enrique Arenas dijo...

Soy testigo de ese miedo que te visita en tus sueños, como también soy testigo de tu valentía para no dejar que ese miedo habite en ti. Es conmovedor leer tu poema porque es lo que yo siento cada día al salir a la calle, es esa mirada de 360 grados para protegernos de la vorágine que nos agrede todos los días. Me conmovió ese poema, es un testimonio que me toca a fondo ya que vivo contigo esa realidad a cada rato. Te amo y ojalá que nunca tengamos que sufrir alguna acción de la jauría que pulula cada día en nuestras calles.

Mary Carmen García dijo...

Gracias por compartir tu vivencia hecha poesia.

desdemiombligo dijo...

Tienen miedo del amor y no saber amar Tienen miedo de la sombra y miedo de la luz Tienen miedo de pedir y miedo de callar Miedo que da Miedo del Miedo que da

Tienen miedo de subir y miedo de bajar
Tienen miedo de la noche y miedo del azul
Tienen miedo de escupir y miedo de aguantar
Miedo que da Miedo del Miedo que da

El miedo es una sombra que el temor no esquiva
El miedo es una trampa que atrapo el amor
El miedo es la palanca que apago la Vida
El miedo es una grieta que agrando el dolor

Miedo ,
canción de Lenine músico Brasileño

Maria Eugenia Pardo Antillano dijo...

Eres una bendición mi Garza por expresar esa emoción, que a veces si habita en mí.