6/3/14

Manantial

  
A los jóvenes estudiantes caídos en Venezuela
Febrero-Marzo 2014


Alguien apunta a la cabeza
de alguien que ya ha sido enjuiciado
y no lo sabe...

Su único delito: Soñar un país mejor
Su única arma: Una pancarta

Una bala obediente cumple la sentencia
y penetra con  furiosa propulsión
las murallas sagradas de la vida.

Un joven cae inerme,
de su cráneo nace un manantial
por donde van saliendo,
uno a uno,

todos sus sueños 

1 comentario:

Jorge Ampuero dijo...

Certero realismo poetizado en homenaje a los caídos por la libertad de su pueblo.

Abrazo solidario.