19/5/12

Silencio

















Como si fuera aire puro
amenazadoramente escaso,
lo buscan con avidez mis pulmones
los días en que mi viaje interestelar 
me lleva a atravesar galaxias multitudinarias 
de palabras dichas
de palabras escuchadas.

O tras caminar por los sonoros senderos de la jungla urbana
donde los bocinazos de las tortugas
son respondidos con los motores rugientes de las liebres
y donde los murmullos de las hormigas
que van y vienen con sus melodías a cuestas
son un estruendo definitivo para mis orejas,
ese par de conchas marinas
inundadas de pronto por mareas y ventiscas.

Es  entonces cuando las oídos de mi alma  deciden ponerse en huelga
para que yo pueda escuchar,
aunque sea en el  breve pestañeo de una pausa,
la indescriptible y blanca vibración de mi vacío fértil
en ese lugar recóndito del Universo
donde soy semilla solitaria
latiendo en el útero vivo de la Tierra.

2 comentarios:

caudal dijo...

ingravidez sin tiempo y espacio
vacuidad .......

como peces del océano


sin palabras



bienvenida

sonia

caudal dijo...

vació


sin tiempo
sin memoria

solo éxtasis

maravillosa expresion de tu sentir

besos

sonia